El expediente presentado por el Ministerio Público narra que los hechos se produjeron a las 8:00 de la noche del 9 de junio 2018, en la Zona Colonial, donde se localiza la residencia de la víctima, quien vive con su hija y una amiga.

La procuradora fiscal investigadora del caso Kilsy Benítez indicó que la imputada se presentó a la casa de su madre, exigiéndole que le buscara dinero para comprar sustancias controladas, a lo que la señora de 86 años le respondió que no tenía, pero que buscaría prestado, y al no conseguirlo la mujer la agredió físicamente, teniendo ésta que llamar a su amiga para que la auxiliara.

La imputada amenazó, agredió física y psicológicamente a su madre, a quien le propinó puñetazos en el rostro y la espalda.

Trascendió en audiencia que la víctima ha sido agredida y amenazada por su hija en ocasiones anteriores, por motivos similares, debido a que la imputada le pide dinero y al no tenerlo la ataca.

Indica el diario Dominicanoshoy.com que la evaluación psicológica realizada por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) concluyó que la envejeciente presenta síntomas relacionados al cuadro ansioso-depresivo, tales como dificultad para dormir, bajo nivel energético, pérdida de peso y desesperanza, además de estar atemorizada por las constantes amenazas y agresiones que recibe.

La Fiscalía ha otorgado al presente caso la calificación jurídica de violación a los artículos 309, 309-2 y 309-3 literal E del Código Penal Dominicano, que tipifican y sancionan la violencia intrafamiliar, las heridas y golpes voluntarios.

La jueza Rodríguez ordenó que la imputada cumpla la medida de coerción de un mes de prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres.