Internacionales

Piden a electrificadoras de Florida no cortar la luz por impago a causa de COVID-19

 Miami.– El grupo civil Earthjustice urgió este martes a las electrificadoras de Florida (EE.UU.) no suspender el servicio debido al impago de las facturas a causa de la crisis económica y humanitaria provocada por el COVID-19, al señalar que eso empeoraría la pandemia.

La organización entregó este martes una petición para que la Comisión de Servicios Públicos de Florida (PSC) impida la suspensión.

Según la ley del estado, este órgano regulador de servicios públicos tendrá 30 días para responder.

“Es una cuestión de bienestar público garantizar que las empresas públicas de Florida no corten la electricidad de las personas durante una crisis económica y de salud pública”, dijo Marshall Bradley Marshall, abogado de Earthjustice.

Duke y Tampa Electric Company (TECO) han reiniciado las suspensiones de servicio eléctrico, en tanto que Florida Power & Light Co. (FPL) y Gulf Power Co. han anunciado un plan para reactivar operaciones similares.

La petición fue presentada a nombre de Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) y Zoraida Santana, una de “cientos de miles” de suscriptores que se encuentran atrasados en los pagos del servicio eléctrico.

Santana, quien tiene hijos discapacitados y vulnerables al COVID-19, perdió su fuente de ingresos debido a la pandemia y hasta hace poco pudo reiniciar su trabajo.

“Si me cortan la energía, no tendré más remedio que mudarme con mis cuatro hijos con mi padre, y él no tiene espacio adicional para nosotros”, manifestó la mujer.

Santana pasó los últimos meses en casa, cuidando a sus hijos discapacitados, y su médico le advirtió que no se arriesgara a exponerse al COVID-19.

La necesidad económica la ha obligado a volver a trabajar a pesar de estas advertencias.

Duke Energy Florida ha incluido a Santana y a su familia en un plan de pago de facturas, pero no pueden efectuarlos y ahora corren el riesgo de un corte de luz inminente.

“Han solicitado asistencia con su factura de servicios públicos en todos los lugares que pueden, pero todos los fondos para la asistencia al cliente se han agotado”, expresó Marshall.

La organización señaló que aunque la crisis ha empeorado en los últimos meses cuando se cortó la asistencia por desempleo en el estado, las empresas públicas han comenzado a suspender sus servicios.

Marshall dijo que sin aire acondicionado estas familias están sometidas al riesgo de exponerse al COVID-19 si no pueden aguantar en sus hogares el calor, que en Florida se prolonga hasta septiembre y octubre.

“Esa no es una buena idea. Para proteger la salud pública, las personas deben poder refrescarse en sus propios hogares”, dijo.

El estado de Florida alcanzó este martes 687.909 casos confirmados del nuevo coronavirus y 13.579 muertes por la enfermedad del COVID-19 desde el pasado 1 de marzo, según el Departamento de Salud estatal.

Por su parte, Estados Unidos registró este martes 200.005 fallecidos de COVID-19 y 6.861.211 infecciones confirmadas, según detalla en su web la Universidad Johns Hopkins.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar