Compartimos la opinión de,luis encarnación pimentel,titulada»Medina y la señal»

0
78
Noticias relojinformativo

 

Luis Encarnación Pimentel

Casi a la víspera de las memorias que deberá presentar mañana ante el Congreso Nacional el presidente Danilo Medina, en medio de gran expectativa sobre el rumbo que dará a su discurso, los últimos decretos en los que designa a varios funcionarios y dispone la rotación de otros se les puede dar una lectura esencialmente política. Lo primero es que con la sola inclusión de algunos nombres, como el del exalcalde Roberto Salcedo, y el del exministro Franklin Almeyda, el gobernante e la influyente figura del PLD da pie a la distracción y a la especulación. De entrada, el presidente Medina deja sentado que no tiene fecha fija para emitir decretos quitando o designando funcionarios, contrario al librito por el que se regían otros mandatarios dominicanos. El doctor Almeyda, quien no baraja pleitos que entienda chocan con la línea partidaria o con la Constitución, le “agradeció” a Medina el haberlo quitado, porque le ofrece más tiempo libre para dedicarlo a su oficina de abogados y al proyecto presidencial del doctor Leonel Fernández. El decreto y la respuesta encierran diversos mensajes, para una libre interpretación. En el caso de Roberto, agradece la incorporación al gobierno por la oportunidad “de servir” al país que el gobernante le ofrece, aun cuando se sabe que si era poca cosa lo que se hacía, lo mismo sucedería en lo adelante, por cuanto aquí a los “asesores” o ministros sin cartera nunca se les consulta para nada y pocas veces se les toma en cuenta para las decisiones de Estado o la implementación de políticas gubernamentales. Aun más, ni siquiera instituciones “asesoras” del Poder Ejecutivo, como el CODIA y la UASD, son consultadas cuando hay algo importante sobre lo que deberían dar su opinión. Entonces, lo de algunos nombramientos solo es por un cumplido, por un fin político, pero nada más. Con Salcedo y Almeyda, al igual que con Yepes  por Dionis como vice del Senado, hubo un “intercambio”. Veamos. Vistos como de Leonel, creo que Yepes bajó la guardia con lo de las primarias, y, Roberto, sin “alzar  vuelo”, dijo que si como Alcalde se reeligió más de una vez, no le lucía hablar “no de no reelección”. Mensaje o no, a alguien le gustó y vino el decreto. En fin, este 27 el discurso de Medina pudiera dar una señal de la puerta (ancha o estrecha) por la que  buscaría entrar.

Comments

comments