La imputada de 51 años fue detenida antes de abordar un vuelo con destino a París, Francia y tras una inspección a su equipaje.

A la señora le encontraron los paquetes de la sustancia que tuvieron un peso de 10.20 kilogramos de cocaína, según el análisis del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF).