Ikea paga $46 millones a los padres de un bebé que murió cuando un guardarropa le cayó encima

0
298

El gigante sueco Ikea ha acordado indemnizar a una familia estadounidense tras la muerte de su hijo Jozef Dudek, de dos años, aplastado por los cajones de una cómoda Malm cuando volcó. Es el cuarto niño que muere aplastado por ese modelo de cómoda, que Ikea ha retirado del mercado.

Los cajones del mueble, de 32 kg de peso, se desplomaron sobre el pequeño Josef, que murió asfixiado y se ha convertido en triste protagonista de del mayor acuerdo de muerte infantil por negligencia de la Historia de Estados Unidos, informa la BBC. En total, 46 millones de dólares, algo más de 41 millones de euros.
«Si bien ningún acuerdo puede alterar los trágicos eventos que nos han traído hasta aquí, por el bien de la familia y de todos los involucrados agradecemos haber llegado a una solución», ha declarado una portavoz de Ikea. «Seguimos comprometidos con seguir trabajando en este importante problema de seguridad en el hogar».
En un comunicado, los padres del niño, Joleen y Craig Dudek, han afirmado estar «devastados» por la pérdida de su hijo, y no dan crédito del suceso: «Descubrimos demasiado tarde que la cómoda era inestable». La familia destinará uno de los 46 millones de indemnización a la protección de niños frente a productos peligrosos en el hogar.

Las cómodas Malm desaparecieron de América del Norte en 2017, después de la muerte del tercer niño y de varias advertencias a los padres de que el mueble debía anclarse a la pared porque era inestable.