Saúl Rojas, de aproximadamente 31 años, penetró a la residencia de un primo en horas de la madrugada de este lunes.

Tras mantener por espacio de siete horas en cautiverio a los parientes, la presencia policial causó que Rojas empezara a hacer disparos señaló elCaribe.

La Policía había sido alertada a través de una llamada telefónica de un ciudadano de que varias  personas eran mantenidas en cautiverio, por lo que varias patrullas acudieron al lugar.  Al llegar fueron recibidas a balazos, por lo que los agentes repelieron el ataque, indicó la uniformada.

Trascendió que Raúl Rojas y los “secuestrados” son parientes.  El cadáver  de este ultimo fue enviado al Instituto Nacional de Ciencias Forense (INACIF).